Consejos

La Inspiración Se Busca

Miedo a la pagina en blanco

 

 

Todo escritor ha sentido alguna vez, a lo largo de su carrera, el temido bloqueo ante la página en blanco. Pero, ¿qué es, exactamente?

El bloqueo ante la página en blanco no es otra cosa que el sentarte frente a tu cuaderno u ordenador con una idea en la cabeza y, de repente, sentir que las ideas se difuminan hasta perderse, dejándote con la ansiedad de no encontrar una sola palabra que escribir. ¿Y qué ocurre después? Pues que te pones nervioso. Comienzas a escribir cualquier cosa. Y lo borras. Y los minutos pasan. Y la angustia crece. Hasta que, al final, terminas por dejarlo por imposible porque crees que nada de lo que te nazca en ese momento va a tener sentido.

Pagina en blanco

Pues bien, en el artículo que os traemos hoy vamos a abordar, precisamente, cómo superar ese temido bloqueo que, hasta los más grandes, han vivido alguna vez.

Antes de nada, hay que dejar clara una cosa: si no quieres sufrir este mal, lo más recomendable es tener bien definida la idea principal y el desarrollo de tu historia. Es decir, tener un guión más o menos avanzado de lo que sucederá. 

Pero, ¿y si a mí me gusta escribir dejando que las musas guíen mis manos? ¿Y si no quiero saber lo que va a suceder?

En estos casos, dónde los giros argumentales suelen ser menos predecibles que en el caso anterior, es cuando nos serán muy útiles los disparadores de creatividad.

¿Qué son?

Los disparadores creativos son aquellas herramientas que tenemos a nuestra disposición y que nos van a ayudar a encontrar o visualizar las ideas que parecían haberse desvanecido como por arte de magia, nada más sentarnos a escribir.

Entre ellas, podemos destacar tres disparadores que no suelen fallar:

Utilizar una tirada de dados literarios ("Story cubes"): Los dados literarios son nueve dados en cuyas caras hay unos dibujos concretos que deberán aparecer en nuestra historia. Estos dados suelen ser muy útiles para fomentar y educar nuestra mente para elucubrar historias a partir de varias palabras marcadas con anterioridad.

Ya tienes un comienzo. Ahora solo te falta unir las piezas y desarrollar la historia con audacia.

Story cubes 2

"Story cubes"

 

Utilizar una imagen: Otra opción, menos cerrada en cuanto al desarrollo del argumento, es buscar una imagen que nos haga saltar la chispa. ¿Y qué tipo de imagen? Bueno, eso simple. Simplemente navega por internet, bucea entre imágenes, báñate entre ilustraciones... Seguro que alguna de ellas te inspira para crear una historia. (Ten en cuenta que, luego, no tiene porqué guardar relación con lo que has escrito, pues solo se trata de hacer que la inspiración aparezca).

¡Tachán! ¡Ya tenemos la idea! Ahora toca plasmarla en el papel.

Utilizar música: Cómo no, la música. La inspiradora nata. La que nos hace volar y hace más vivos los sentimientos... ¿Quieres una historia triste? Nada como escuchar una melodía a piano, por ejemplo, cargada de nostalgia. ¿Quieres escribir una historia llena de aventura y acción? Hay miles de bandas sonoras que pueden hacer que tu imaginación vuele hacia tierras lejanas, creando batallas épicas y personajes de película.

Así que: ponte los cascos, dale al play, y deja que sea la música la que despierte a tus musas.

Disparadores de creatividad

Por supuesto, no hace falta remarcar que puedes utilizarlas a la vez para crear un efecto mayor. O, incluso, teniendo una idea previa. Eso ya lo dejamos a vuestro gusto o necesidad.

Esperamos que os haya sido útil y que lo pongáis en práctica. 

Un saludo,

The writer 2

El equipo de The Writer.